Warning: set_time_limit() has been disabled for security reasons in /usr/home/calatayudnavarroarquitectos.com/web/wp-content/plugins/wordpress-move/wordpress-move.php on line 44 Aparcamiento subterráneo y urbanización. Concurso. 1er premio | catalayud navarro arquitectos

Aparcamiento subterráneo y urbanización. Concurso. 1er premio

Arquitectos:Jesús Navarro / Carlos Calatayud
Arq. Técnico:José Albert
Promotor:Espai Parking Gandía S. L.
Situación:Av. República Argentina y Plaza elíptica, Gandía (Valencia)
Realización:2008-2010

Aparcamiento subterráneo y urbanización. Concurso. 1er premio

El presente proyecto abarca las siguientes obras básicas:

1. Aparcamiento subterráneo en la Avenida República Argentina, continuación del existente desde el cruce con la Avenida Beniopa hasta el cruce con Calderón de la Barca, para 542 plazas.

2. Mejoras en el aparcamiento subterráneo existente en la Avenida República Argentina, desde la plaza Cristo Rey hasta su cruce con la Avenida Beniopa.

3. Tratamiento de la Plaza Elíptica.

4. Tratamiento superficial de la Avenida República Argentina, tanto en su tramo directamente afectado (desde la Avenida Beniopa hasta Calderón de la Barca), como en el resto (sobre el parking actualmente en uso).

La Plaza y la Avenida. Un proyecto colectivo. (Escrito realizado durante la ejecución de la obra)
Las ciudades se reconocen en sus instituciones, en el espacio que comparten sus ciudadanos, en sus celebraciones. Qué proyectos se deben acometer, y cómo se deben gestionar, son cuestiones que afectan de pleno a su grado de bienestar y a su competitividad, y que definen por tanto su nivel de desarrollo. El debate entre los que prefieren el predominio de lo público sobre lo privado (o viceversa) obtiene en esta obra una respuesta muy concreta. Con la coordinación adecuada, es posible aunar los intereses de lo público y lo privado para llevar a cabo un proyecto de indudable interés para todos.

Nuestro terreno no es la política: como arquitectos, nuestro cometido no consiste en hablar de cómo deben o no organizarse los ciudadanos para llevar a cabo sus metas comunes, sino ayudar a que éstos se lleven a cabo de la mejor manera posible. Hace poco más de un año comenzó la obra que está transformando la Avenida República Argentina y la Plaza Elíptica, y hoy podemos dar por finalizada la estructura y una parte significativa del tratamiento superficial. El proceso, como pueden imaginar, es complejo: intervienen numerosos agentes y no siempre es sencillo ponernos de acuerdo para tomar las decisiones correctas. Sabiendo que todo es susceptible de mejorar, podríamos decir que la cosa no está funcionando mal y esperamos que por lo menos siga así hasta el día en que felizmente se dé por finalizada la obra.

Los vecinos saben bien que la Avenida República Argentina es uno de los ejes principales de Gandía y un espacio público eminentemente comercial. Cualquier intervención en ella y en la Plaza Elíptica debe tender a potenciar el dinamismo urbano que caracteriza a este ámbito. En ese sentido, el predominio del peatón sobre el tráfico rodado, sin renunciar a los beneficios de éste, es el leiv motif de la intervención. La ampliación de las aceras y la eliminación de los resaltes de la superficie de la Avenida son los aspectos que más elocuentemente sintetizan nuestras intenciones. El otro reto significativo consiste en caracterizar la plaza Elíptica de manera que los ciudadanos de Gandía reconozcan este espacio como propio y pase a formar parte de su vivencia diaria y de su imaginario colectivo. La intención de proyecto con respecto a este espacio es que sirva de catalizador de la actividad urbana, del mismo modo que la Avenida, pero sin el evidente refuerzo que supone la actividad comercial. Para ello hemos propuesto un espacio en el que confluye la trama urbana adyacente y en el que deben encontrar acomodo desde los niños a los más mayores, huyendo de conceptos excluyentes que no encajarían en esta ciudad.

El Ayuntamiento ha insistido en distintas ocasiones en la pertinencia de informar y consultar a los vecinos, cosa que hemos hecho con más o menos fortuna, pero de buen grado. Aprovechamos la ocasión para expresar nuestro agradecimiento por su cordialidad y por su paciencia con la obra. El grado de éxito o de fracaso de la intervención tendrá que evaluarse de aquí a unos años. Será entonces cuando podamos apreciar en qué medida han sido eficaces todos estos esfuerzos. Será entonces el momento de felicitarnos por los aciertos y de revisar nuestros errores.