Warning: set_time_limit() has been disabled for security reasons in /usr/home/calatayudnavarroarquitectos.com/web/wp-content/plugins/wordpress-move/wordpress-move.php on line 44 Ampliación del I.E.S. Serra d´ Espadà. Concurso. 1º Premio | catalayud navarro arquitectos

Ampliación del I.E.S. Serra d´ Espadà. Concurso. 1º Premio

Arquitectos:Jesús Navarro / Carlos Calatayud
Arq. Técnico:Anca Rotaru
Promotor:CIEGSA
Situación:Onda (Castellón)
Realización:2008-

Ampliación del I.E.S. Serra D´Espadà. Concurso. 1er premio

LUGAR. El edificio existente

El concurso nos ofrece la posibilidad de completar el Instituto de Secundaria de Onda. Las líneas maestras de este edificio son:

- Una secuencia de espacios de relación de escala variable, que se adaptan progresivamente a los espacios de uso con los que se relacionan.
- Para apropiarse de la totalidad de la parcela, el edificio se constituye en valla de la misma, en tres de sus cuatro lados.
- El programa se desarrolla a partir de un espacio de relación longitudinal al que van confluyendo piezas en perpendicular que albergan las distintas unidades funcionales del programa: Administración, aulas, comedor, gimnasio. Esta pieza flanquea el patio mayor del centro.
- Los espacios de relación (porches, patios) adquieren un claro protagonismo.
- La trama permite una orientación Norte para todas las aulas, ampliamente acristaladas.
- La construcción del edificio se realiza con estructura metálica y un sistema a base de de prefabricado de hormigón.
- Los acabados reflejan con sinceridad el procedimiento constructivo.
- El entorno es un borde urbano con edificación residencial sin especial interés. El edificio responde a este agresivo entorno con un contundente cambio de escala propiciado por la abstracción de su volumetría y una limitada paleta de materiales (hormigón prefabricado y en masa, religa metálica).
En la medida en que los aspectos reseñados nos siguen pareciendo adecuados, planteamos la ampliación del centro utilizando los criterios expuestos como base de nuestra propuesta.

FORMA.

La caracterización del espacio urbano que asume el Centro no debería, a nuestro entender, verse alterado por la ampliación.

Siguiendo los criterios originales se plantea potenciar la vocación introvertida que acusa el Centro, conformando un gran patio central con piezas que delimitan el solar.

La contundencia formal que apoya nuestro planteamiento, busca una claridad extrema en la lectura del edificio que permita estructurar el programa de manera concisa.

Configuramos nuestra propuesta mediante dos volúmenes principales que siguen el trazado y las líneas maestras del edificio existente:

a) Un volumen que ocupa el lado Poniente del patio, el único abierto a la calle actualmente. Este volumen está secuenciado por pequeños patios que permiten orientar correctamente aulas y talleres. Hacia el patio, esta pieza presenta una silueta quebrada que nos permite reducir la escala perceptiva del mismo.
b) Un prisma elevado que divide asimétricamente el patio central, generando debajo de sí un importante espacio porticado desde el que se domina la totalidad del espacio de relación del centro. Este prisma se constituye como nexo entre el edificio existente y la ampliación.

Ambas piezas se traban entre si y con el edificio existente, tratando de constituir un continuo que no acuse en exceso la diferencia entre lo nuevo y lo existente, sino que se establezca como una solución de continuidad que complete definitivamente el edificio actual.

FUNCIÓN. LO COLECTIVO Y LO INDIVIDUAL

Los criterios formal y funcional aprovechan, como decíamos antes, el planteamiento del edificio existente en lo relativo a la gradación de la escala de los espacios de relación. Esta disposición nos ayuda a generar espacios que propicien actitudes distintas en los usuarios y establecer un primer criterio a la hora de ordenar el programa. Por otro lado favorece el planteamiento que buscamos desde un principio: el protagonismo de lo colectivo en el patio, alrededor del cual se dispone el centro, y la formación individual, que tiene lugar preferentemente en los aularios que vuelcan a los patios menores. Espacios abiertos en planta baja, con los contornos más difusos, con un tratamiento más lúdico de la luz y una escala que los relaciona con la dinámica del grupo, de modo que se perfilan como propicios al juego, a la participación, en contraposición al recogimiento y la tranquilidad que sugieren los patios menores, que abastecen de luz y ventilación a las aulas.

Planteamos como objetivo potenciar los espacios de relación del edificio como protagonistas de la propuesta, desde el punto de vista formal y también desde el punto de vista funcional. Una parte muy significativa de la vivencia en un centro educativo se realiza en estos espacios, y es en ellos donde aprendemos a relacionarnos con los demás.